La musa

Lo que algunos llaman musa, la inspiración que brota de la vigilia y el sueño llegó hasta mí sin presentación alguna, y mi pensamiento adquirió la voz de una niña pequeña, en ocasiones dulce, en otras impertinente, pero lo más asombroso, embriagada de poesía. ¿Cómo era posible que una mente como la mía que nunca había gustado de la poesía se mostrara tan repleta de ella?

imagen de Miguel Veiga Teijido

Tantos años coleccionando historias, unas propias, otras ajenas, de repente se abrieron como una hermosa flor, una hemeroteca de visiones se apoderó de mí subyugándome a sacarlas fuera, fuera como fuera, y todo ello con una mística desenfrenada, que actuando en nombre del amor, hizo daño a algunos y provocó la admiración de aquellos que las miraron con los ojos limpios.

Anuncios

tu impresión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s