tren hacia ninguna parte

Me miro en el espejo y no me reconozco.

Han pasado 7 años, en mi mente un soplo, y en los últimos 3 he envejecido 30.

Mi perfil deforme, mis dientes de foto de paquete de tabaco y un enorme mechón blanco adornando la frente me han vuelto invisible a las miradas de deseo de los hombres.

Ya no proyecto ni sombra, tan solo una oscuridad amorfa.

No quedan jardines que regar, únicamente algunos cactus y malas hierbas han sobrevivido a mi abandono, pero quién soy yo para decidir cuáles deben vivir y cuáles morir si ni siquiera puedo decidir sobre mi propia muerte… En cambio ellos lo hacen, los doctos médicos a golpe de fármacos me mantienen con una camisa de fuerza invisible y me pregunto ¿hasta cuándo? ¿Cuánto más he de vivir sin mí?

tren hacia ninguna parte

Anuncios

tu impresión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s